29 ago. 2009

LA CONQUISTA DE LOS GUANE SEGÚN FRAY PEDRO SIMÓN

NOTICIAS HISTORIALES DE LAS CONQUISTAS DE TIERRA FIRME EN LAS INDIAS OCCIDENTALES. FRAY PEDRO SIMÓN. TOMO IV.

QUINTA NOTICIA HISTORIAL

CAPÍTULO IV

I. Por las noticias que tuvo el capitán Galiano de la provincia de Guane, salió con gente de la ciudad de Vélez y comenzó la conquista.
II. Pelea de nuestros españoles con el cacique Macaregua.
III. Alcanzan la victoria los nuestros y aposéntanse aquella noche en las casas del cacique.


Entre los soldados que estaban en la ciudad de Vélez, de los que habían venido a este Reino con el teniente general Nicolás de Federman, algunos habían militado con Ambrosio Alfínger, alemán, en aquella salida que hizo de la ciudad de Coro a Tamalameque, dando vuelta por la provincia de Guane a los páramos de Sirivitá, como largamente dejamos dicho en nuestra primera parte. Acordándose, pues, de estos rumbos, en especial Pedro Gutiérrez, echaron de ver por las demarcaciones que delimitaba cerca de esta ciudad al oriente, la provincia de Guane, que según la vieron llena de gente cuando pasaron por ella con Ambrosio Alfínger, les pareció ser de mucha consideración. Y así, con estas noticias, determinó el capitán Galiano, ya que veía sosegada la tierra, de tomar otras mayores para ir a buscar la de Guane, y teniéndolas y de su bondad y muchedumbre de gente, determinó ir a ella a su conquista, con la más y mejor que tenía en la ciudad.

Está la tierra de Guane distante de la ciudad de Vélez a la parte del este veinte leguas escasas, tierra pedregosa, seca y de buen temple, más caliente que fría, de buenos y saludables aires, por ser limpia de montaña y anegadizos que los suelen corromper. Tiene de circunferencia más de diez o doce leguas, que comienzan desde una singla o cordillera que corre norte-sur hacia la parte del este, la cual corta el río de Sogamoso, grande y furioso, para pasar al Río Grande de la Magdalena, recibiendo primero cerca de esta tierra de los guanes el río de Suárez, caudaloso, y otro que llaman Chalala, no tanto. Llegan sus términos por la parte del norte al Río del Oro, que se le puso el nombre que merecía, pues a tantos ha enriquecido, en especial de la ciudad de Pamplona, con lo mucho que le han sacado; aunque reduciendo a sus términos a esta provincia, sólo se extiende por allí el río de Sogamoso.

Danse en estas tierras toda suerte de ganados, con abundancia de granos y frutas de Castilla y naturales, en especial en una mesa alta, bien espaciosa, que llaman de Gérida, donde vivía el señor a quien los demás de la tierra reconocían por tal, llamado Guanentá. Son los indios bien dispuestos, de buenas caras y más blancos que colorados. Vístense de mantas, del mucho y buen algodón que crían, una ceñida y otra como por capa anudada, con las dos puntas encima del hombro izquierdo. Las mujeres son de muy buen parecer, blancas y bien dispuestas y más amorosas de lo que era menester, en especial para con los españoles, atinosas para todo y tan fácil en aprender nuestra lengua castellana, que en dos o tres meses suelen salir tan ladinas y hablarla con tanta propiedad como un hijo de un mercader de Toledo.
Para continuar la lectura de esta crónica, debe utilizar el siguiente enlace.

No hay comentarios: